Protección del secreto industrial

El mundo empresarial es un ámbito competitivo. En la lucha por hacerse con un hueco en el mercado muchas empresas no actúan de la misma forma ante objetivos similares. En muchas ocasiones se caracterizan por técnicas, dudosas y fraudulentas, con el fin de aniquilar a la competencia, obviando cualquier norma fundamental sobre el comportamiento empresarial.

El espionaje industrial ha tenido un espectacular crecimiento en alza en casi cualquier tipo de industria o comercio en los últimos años. No hay un perfil concreto para el infractor, pero en todos los casos hay algo en común, es una persona con un amplio control de acceso dentro de la empresa, por ello la detección de los mismos es la primera medida de protección. Las empresas  competidoras son, en la mayoría de los casos, el destinatario de la información robada. Estas empresas se aprovechan de este caudal  de información para obtener listas de clientes, medios de producción, ideas de innovación...

En otras ocasiones, esta información puede ser utilizada por el empleado en su propio beneficio, como es la creación de una nueva empresa competidora.

Usted ha de ser el primero en aclarar sus sospechas, en TROYA lo corroboraremos.